CADIZ

Datos del Pueblo

Arcos De La Frontera

Pueblo

Arcos de la Frontera

Municipio

Arcos de la Frontera / Comarca: Sierra de Cadiz los pueblos blancos

Provincia

Cadiz

Comunidad

Andalucia

Habt. / Ine 2004

29420

 

Ayuntamiento

Dirección

pza. del cabildo, 1

Código postal

11630

Teléfono

956 700 002

Fax

956 700 900

Oficina Turismo

Contactar con telf. citado

Web Oficial

Arcos De La Frontera   

Arcos de la frontera en ingles

Web de Interés

Arcos de la Frontera turismo y naturaleza, pueblo blanco

Arcos de la frontera portal turistico del pueblo

E-mail municipio

contacta

Como la mayoría de las poblaciones de la provincia su ubicación ha estado ocupada por el ser humano desde tiempos prehistóricos. También los romanos tuvieron asentamientos (como Santiscal) aunque es mucho más relevante la presencia de los árabes, época de la que provienen el trazado de sus calles, el alcázar militar, la muralla, los molinos, etc. En la época del Emirato dependiente de Damasco (711-757) perteneció a la "Cora" de Sidonia. En el siglo XI se declara independiente y el Emir de Calsena toma la ciudad y la aleja de la influencia de Córdoba convirtiéndose en un reino de taifa controlado por una familia de origen bereber. Posteriormente supera en extensión a sus murallas y se instalan en él órdenes religiosas llegando a su cénit desde el siglo XV al XVIII.

Hoy en día es la entrada de la Ruta de los pueblos blancos y conjunto histórico artístico. Esto, junto con sus magníficos paisajes, la hacen destino turístico de primer orden en la provincia de Cádiz, lo que constituye su principal fuente de ingresos.

El nombre de la ciudad hace honor a los arcos que engarzan la fascinante arquitectura urbana, en un entresijo de calles recoletas y empinadas que se conjuga con amplios y luminosos espacios

Monumentos (web personal)

Castillo de Arcos. S.XV.
Iglesia Parroquial de Santa María de la Asunción. SS.XVI-XVIII
Convento de S. Agustín.SS.XVI-XVII
Iglesia de San Pedro.SS.XVI-XVIII
Ayuntamiento.S.XVII
Iglesia de San Francisco.SS.XVI-XVII
Iglesia de la Caridad.SS.XVI-XVII.
Calduba

DECRETO 105/2004, de 16 de marzo:

Arcos de la Frontera, por su propio enclave geográfico ha constituido en todos los tiempos un lugar estratégico. El nombre de Arx-Arcos (fortaleza en altura) proviene de su fundación romana, época en la que aparece como asentamiento "coloniae Arcensiumu. Durante la época musulmana su denominación es Arkos, emergiendo como verdadera ciudad próspera y floreciente, que llegó a convertirse en un pequeño reino de Taifa bajo el dominio de Ben Jazrum, rey de origen beréber. En este período el recinto de la villa se amuralló y aunque no hay certeza de que se colmataran con edificaciones todos sus terrenos, se ha mantenido la compleja trama de manzanas.
En 1255 y en 1264, el rey Alfonso X tomó la ciudad para Castilla, siendo cedida al Infante D. Enrique, aunque volvió a manos reales debido a su carácter fronterizo. En 1300 recibe el rango de Concejo.
En 1408 el rey pone la ciudad en manos de su privado Ruy López Dávalos, para otorgarla a los Ponce de León en 1440, Duques de Arcos, hasta bien entrado el siglo XVIII. En el siglo XV se fundaron los Hospicios de los Franciscanos Descalzos y otro próximo a la Iglesia de San Pedro. El Ayuntamiento es trasladado a la Plaza del Castillo. La cárcel se traslada a una casa donde se construirá más tarde el Convento de Mercedarias Descalzas. En la Plaza del Castillo se situaron la alhóndiga y a su espalda la casa matadero.
A partir del siglo XVI se inicia la construcción del Convento de San Francisco (1510), el de religiosas de San Juan de Letrán (1539), el Hospital de San Roque y el de San Pedro. Igualmente se inicia la construcción de un nuevo matadero fuera de la Puerta de Jerez.
En 1706, Felipe V le concede el título de Noble y Fidelísima.
El terremoto de Lisboa de 1755, cambió su fisonomía, afectando a las Iglesias de Santa María, San Pedro y San Agustín, hundiéndose el muro norte del Castillo, que al caer al foso y enterrarlo, dio origen a la calle Nueva.
Durante el siglo XVIII, la ciudad se desarrolla definitivamente fuera del recinto amurallado, surgiendo tres enclaves: el barrio de la Corredera, el de más calidad, con las residencias de la burguesía, Hospital de San Juan de Dios, Pósito de Carlos III, Mesón del Duque e Iglesia de San Miguel; el barrio de San Francisco, en torno a la Iglesia de los Franciscanos del siglo XVI, en la que destaca la Capilla de las Aguas; y el barrio Bajo, cuyo origen puede estar en un asentamiento morisco en el actual barrio de Cómpeta.
En el siglo XIX, además de la epidemia de fiebre amarilla y el paso de los franceses, que causaron daños en el Castillo y la Plaza, el hecho más importante para el patrimonio de Arcos es la desamortización de Mendizábal. Se producen transformaciones de edificios religiosos y se ponen ala venta posesiones eclesiásticas rurales, que frenaron el incipiente desarrollo industrial, por la transformación de los promotores industriales en terratenientes.
En el siglo XX mejora la calidad de vida y se produce un desarrollo del sector turístico, siendo en el período 1950-70 cuando se produce el mayor crecimiento de la ciudad. Hasta principios de los años sesenta se configuró un anillo concéntrico de crecimiento. Pero es a partir de esta década, cuando comienzan a aparecer nuevas tipologías edificatorias (bloques y viviendas unifamiliares aisladas, pareadas y en hilera) levantadas sobre nuevos trazados, que amenazan tanto el original núcleo urbano amurallado, como la primera zona de crecimiento y el caserío tradicional.
La protección de los valores histórico-artísticos, paisajísticos y estéticos, que sintetizan las particularidades del núcleo urbano, así como de las relaciones del Conjunto con su entorno, justifican la ampliación de la delimitación del Conjunto Histórico de Arcos de la Frontera en Cádiz.
En razón a las características del ámbito del Bien se considera necesaria la delimitación de un entorno al mismo. Los criterios seguidos se basan en factores de contemplación, interpretación, identificación y operatividad.
El Conjunto se extiende a lo largo del alto perfil de una montaña que emerge de los Llanos, formados por uno de los meandros del río Guadalete. Esta vega, que se ensancha a medida que se aleja del barranco, es parte constitutiva del hermoso paisaje del núcleo urbano.
Se hace necesario proteger el original núcleo amurallado y la primera zona de crecimiento, así como tener en cuenta que el valle, el barranco y la ondulada topografía sobre la que se levanta el caserío, forman una unidad, un conjunto indivisible, constituido por elementos naturales y construidos, haciendo que el Bien de Interés Cultural y su entorno sean inseparables, formando una unidad que debe ser protegida.

Nucleos: Abrajanejo, Arcos de la Frontera, Concejo, El Drago, El Guijo, El Santiscal, El Yugo, Fuensanta, Jadramil, Junta de los Ríos, Jédula, La Garrapata, La Misericordia, La Pedrosa, La Perdiz, La Sierpe, Las Abiertas, Los Barrancos, Pequeña Holanda, Toronjil, Vallejas

buscador google
Licencia de Creative Commons Licencia Gnu Sosua